Navarra al Natural

DESCUBRE NAVARRA AL NATURAL

jueves, 11 de septiembre de 2008

Un toque de atención

Pues sí, como bien dice el título de esta entrada, "Un toque de atención" es lo que me gustaría transmitir con ella. Finalizada ya la "campaña de Verano" toca ahora hacer balance sobre la salud de nuestra natura. Lo cierto es que, la naturaleza navarra, goza, a mi entender y salvo puntuales excepciones las cuales no vienen a cuento ahora, de buena salud. Todos hemos podidio disfrutar en mayor o menor medida de la bondad y el amor que, sin paliativos, nos ofrece nuestra naturaleza. El problema viene cuando, después de disfrutar de ella, violamos su pureza con nuestras basuras y deshechos...

Es aquí donde entra la conciencia medioambiental y la educación de cada persona. Como muestro en estas imágenes, parece ser que algunos se dejan la educación en su casa cuando van al campo y dan rienda suelta a sus instintos destructivos más bajos.


Cómo si no se explica el hecho de llenar de basura todo aquello por donde pasamos? Seguramente, muchas personas "reciclen" en su casa la basura, separando plásticos y cartones y vidrio y papel de la basura orgánica. ¿Pero que ocurre entonces en la mente de estas personas, campistas, pescadores, senderistas para llegar a realizar actos como estos?.

Vayas por donde vayas encuentras kilos y kilos de basura en aquellos lugares frecuentados por el hombre. En especial en los ríos... ¿Qué tendrá el río que siendo lugar de regocijo para los sentidos, siendo casa y habitat de tantas y tantas maravillosas especies animales tanta inmundicia atrae? Es algo que no me puedo explicar. En estas fotografías se ve la "huella del hombre" en las orillas del río Arga en el valle de Esteribar. Se puede pensar que por la exhuberancia y la frondosidad del lugar este se encuentre a varios kilómetros de distancia de la civilización y que una vez llevada esta basura hasta allí luego sea cuasi imposible volver a cargar con ella hasta la civilización y con ella el contenedor más cercano... Pues no es así!! Estas imágenes están tomadas a escasos 200 ó 300 metros de "la civiliazación más cercana" y sus contenedores. Estoy cansado de cargar con la basura de los demás. De recoger kilos y kilos de vidrio y plástico en mi mochila para depositarlos en un contenedor. No es que me cueste un esfuerzo físico increible (aunque a veces es del todo imposible recoger la cantidad de basura que se dejan tirada). Quiero apelar a las conciencias de la gente, de los navarros, de todos aquellos que amamos esta tierra para que imágenes como estas, que son solo la punta del iceberg, no se repitan año tras año.

3 comentarios:

Brookei dijo...

Es desesperante Oscar, la mayoría de los días que salgo a dar una vuelta por el campo suelo volver con alguna bolsa de basura o con algo de desperdicios en mis bolsillos.

Cada vez que salgo al Galacho de Juslibol y veo la "mierda" que deján se me revuelve el alma, pensando a veces que deberían cerrar a cal y canto espacios como estos, pues están para disfrutarlos no para destrozarlos.

Creo que es una ardua batalla, que la solución esta en la educación de cada persona aunque en estos tiempos consumistas la cosa esta difícil. En la ciudad ponen la excusa de que pagan impuestos y con ello servicio de limpieza, espero que no cogan ejemplo y nos tomen como los barrenderos de la Natura.

Un abrazo
Ricardo

Baghyra dijo...

Pues sí es una pena lo mal educada que es la raza humana, aparte de cochina.
Por donde vivo pasa lo mismo, bombonas de butano, restos de placas de uralita con lo que ésto supone en contaminación, etc.
No entiendo pq hay gente que hace estas cosas, ¿o es que en su casa también tiran la basura por el suelo y sientan en ella?

Por ejemplo esas sillas, si las han llevado hasta allí en el maletero del coche para estar más cómodos en su día de campo, ¿qué pasa? ¿qué a la vuelta ya no cabían?
Yo es que alucino y estas cosas me ponen a cien.

Muy bien expuesta esta entrada Oscar.

Saludetes, Isabel

Rafael J. Gómez Morte dijo...

Pues exactamente pasa con mi querido río llobregat; te has adelantado en el post, ya que en mi blog también estaba a punto de denunciar semejantes actos vandálicos.
Las personas en su momento fueron educadas en modo de liberación total de libertades. Ahora eso se ha convertido e un Libertinaje, donde jovenes montan en quads poderosísimos por la ribera del río, y los rparan dejando manchas de aceite por doquier.
Cuando no encuentro restos de los amantes del Tunning, sillones del conductor de un coche ¡¡¡
Bueno ya te pondré un recordatorio en mi blog.
Un saludo y muy buena exposición.