Navarra al Natural

DESCUBRE NAVARRA AL NATURAL

martes, 10 de noviembre de 2009

Aves Acuáticas de Nuestros Ríos. El Cormorán


Si hay algún pájaro odiado de los que pueblan nuestros ríos por su voracidad es sin duda este. Lo cierto es que el Cormorán grande (Phalacrocorax carbo) es un ave sensacional diseñada a la perfección para la pesca. De ahí el odio que suscita, sobre todo entre los pescadores. Estos, con sus cañas, no son competidores ante semejante criatura tan magníficamente diseñada. Perteneciente a la Familia Phalacrocoracidae del Orden Pelecaniformes, es un gran ave de una longitud variable entorno a los 80-100 cm, una envergadura que oscila entre 1,2 y 1,5 metros y un peso que puede llegar hasta los 2,5 kilogramos. Ave sabia y desconfiada de la presencia humana pues durante mucho tiempo ha sido perseguida por su supuesta voracidad. Hay quién afirma que puede engullir dos veces su peso en pescado y que diezma las colonias de truchas en los ríos que ocupa.
Lo cierto es que en la dieta del Cormorán grande lo que más abundan son las Anguilas (Angilla angilla) que constituyen más de un 65% de su dieta. Aunque también es cierto que se alimentan de peces como el Siluro, Carpas, Barbos... peces de hábitos diurnos a los que persigue nadando y captura en zambullidas que pueden durar hasta los 20 segundos. Anida principalmente en acantilados de la costa pero en los ríos anida en árboles donde construye un nido con hierbas, algas y excrementos. también anidan en el suelo en promontorios de hierba cuando hay ausencia de estos dos anteriores elementos (véase el ejemplo en la Laguna de Pitillas). Su puesta consiste en 3 o 4 huevos de un color azul pálido que pone entre Abril y Junio. La incubación, realizada por ambos padres, es de unos 30 días y los pollos resultantes abandonan el nido después de 4 semanas siendo capaces de volar a las 8 semanas. Son alimentados por ambos congéneres hasta que abandonan el nido y pueden valerse por si mismos.
Su identificación es sencilla. El negro domina por completo su plumaje el cual se torna irisado- verdoso por la incidencia del Sol. Mancha facial blanca y pico ganchudo con base amarilla. Destaca el ojo verde esmeralda que resalta en su cara como si de una joya se tratase. No hay diferencias entre sexos. En los ejemplares inmaduros, el vientre aparece blanco y el dorso pardo.
Como he comentado es un ave que ha sido perseguida hasta casi conseguir extinguirla pero que poco a poco va recuperando el terreno que los humanos hemos querido arrebatarle. "Antes estaban ellos que nosotros" me dijo un agente de la autoridad una vez!
La observación del Cormorán es satisfactoria pues es un ave tranquila que puede permanecer mucho tiempo "perchada" encima de alguna roca o árbol seco para disfrute del observador.
Verla en acción también es interesante aunque la mayor parte de esta se produce bajo el agua. Suele sacar a la superficie los pescados grandes que no puede engullir.
Esperemos que el tiempo y la cultura se vuelvan de su parte y podamos seguir disfrutando de este ave en sus hábitats naturales, entre ellos, los ríos.
Salu2

4 comentarios:

Ricardo Rodriguez dijo...

Buen documento y excelentes fotos.
Un saludo

Brookei dijo...

Que buena tu redacción!!! Muy buena le serie de fotos, ya los pillara yo así ;)

Saludos

Lourdes y Jesús dijo...

Una entrada muy interesante. Y las fotos realmente buenas. Una serie completa llena de dinamismo.

Saludos!

Jesús

mikelgar dijo...

Ahí, ahí!!
Que esto es lo tuyo colega!!
Fenomenal Óscar.