Navarra al Natural

DESCUBRE NAVARRA AL NATURAL

domingo, 26 de abril de 2009

Aves acuáticas de nuestros ríos I. Mirlo acuático.


De todos es sabido que nuestros ríos albergan una cantidad de vida animal impresionante. Quiero dedicar esta entrada a un amigo que me hace pasar grandes momentos. Es el Mirlo acuático (Cinclus cinclus). Pertenece al orden de los Passeriformes, familia Cinclidae. Se trata de un indicador claro de la salud de un río pues gusta de habitar en aquellos en los que sus aguas no estén contaminadas. En Navarra lo podemos encontrar fácilmente. Morfológicamente hablando se trata de un animal de unos 18 cm de longitud y una envergadura de unos 30 cm. Plumaje negruzco excepto en cabeza que es pardo y en pecho blanco. Destaca el párpado blanco apreciable cuando pestañea. Se protege de las gotas de agua que caen sobre sus pardos ojos mediante la pupila nictitante.

Posee una gran capacidad natatoria la cual utiliza para zambullirse y cazar en los lechos de los ríos, rebuscando debajo de las piedras en busca de alimento, pudiendo permanecer más de 20 segundos bajo el agua. Su alimentación es, mayormente a base de insectos, come pocos alevines, moluscos y larvas de tricópteros o similares.

Anida cerca del agua en puentes, árboles (a escasa altura), grietas o detrás de cascadas y su puesta consiste en unos 4 o 6 huevos de color blanco. Realiza dos nidadas, en abril y en junio. Los huevos son incubados por la hembra exclusivamente y eclosionan a los 15 días aproximadamente. La ceba dura más o menos un mes.

Hay quien dice que en su forma y actitud, cuando está posado sobre una piedra, se puede asemejar al Chochín. Incluso en su canto en época prenupcial.
Su vuelo al ras del agua es rápido y semejante al del Martín pescador. Son aves muy territoriales y a menudo sus vuelos son cortos, de no más de cien metros. Una característica única de esta ave es su capacidad de "andar" por el fondo del río incluso contracorriente. interesantes son los estudios al respecto de Ingram, Salmon y Tucker y más tarde de Madon y Vogué.

En la construcción del nido trabajan ambos sexos y normalmente se trata de una "bola" compuesta en su mayoría de musgo y hierba seca. Interior y exteriormente está forrado de hojas secas. Las parejas permanecen unidas durante todo el año. La longevidad media de este pájaro es de unos 5 años.
Ahora que conocemos un poco más a estos preciados habitantes procuremos cuidarlos!

IMAGENES:


video

Salu2

miércoles, 15 de abril de 2009

Roble milenario de Echagüe. Valdorba parte II


Vuelvo a adentrarme en esta ocasión en la maravillosa Valdorba. Mi destino me llevará a descubrir uno de esos pequeños secretos que guarda este magnífico valle de Orba. No es otro que el imponente Roble Milenario de Echagüe. Echagüe es una pequeña localidad situada al norte de la Valdorba. Pertenece al ayuntamiento de Olóriz y está considerado como el “balcón de la Valdorba”. Dispone de alojamientos rurales para poder realizar una estancia más prolongada y gratificante. En el pueblo destaca, nada más llegar, la parroquia de la Asunción. Una preciosa construcción de nave única realizada en 1763 que tiene una entrada porticada con dos arcos a la cual se accede subiendo una pequeña escalera. Destaca en su interior un retablo de la Inmaculada de estilo rococó y un lienzo de San Román nonato.
Esta parroquia será nuestro punto de partida. Ya desde el pueblo si preguntamos a los lugareños, que se muestran amables y orgullosos de su legado, nos indicarán el punto donde se haya nuestro destino y también que este se encuentra un tanto “escondido” pese a su monumental talla pero que es fácil de encontrar.

Bajamos el camino que pasa por delante de la parroquia y encaminamos nuestros pasos hacia un sendero que desciende hasta llegar a una pequeña charca donde es fácil poder observar Tritones, Salamandras y quizás alguna rana aunque se trate de una balsa para abrevar al ganado. Es interesante, durante todo el recorrido, ir fijándose en los posibles restos de animales. No es difícil encontrar heces de Garduña, Zorro, Tejón, etc. a lo largo del mismo.
El camino es agradable y el paisaje, tan solo “roto” por el cercano parque eólico y sus tremendos molinos de metal blanco que parecen saludarnos con sus largos brazos desde las alturas de la sierra, ofrece unas bellas vistas en cualquiera de los ángulos desde los que miremos. Obtenemos un preciosa imagen del “cabezo” pelado de la Peña de Unzué, un tanto diferente al que todos estamos acostumbrados a ver desde la carretera. Los bojes son los grandes protagonistas y pueblan a su libre albedrío los campos que estamos recorriendo. Enebros, manzanillas, pinos, tomillares, campos de cultivo, matorral mediterráneo en general, componen un estupendo paisaje donde aves como el Escribano soteño y cerillo, la Tarabilla común, el Petirrojo, el Triguero y una larga lista de ellas comparten su espacio con Aguilillas calzadas, Busardo ratonero, Buitre leonado y un sinfín de especies de mamíferos, micro mamíferos y coleópteros.

Nuestros pasos nos conducen, por una larga pero no muy pronunciada cuesta, hasta llegar a una portalada metálica la cual deberemos pasar y llegar a una segunda puerta. Desde este punto, sin atravesarla, giraremos a mano derecha siguiendo el camino marcado por el paso de los tractores hasta desembocar en un pequeño prado donde descansan las ruinas de unas bordas que aún se resisten a desaparecer y siguen formando parte de este mágico paisaje. Merece la pena pasear un poco por las inmediaciones y disfrutar de las vistas y del aire valdorbés. Bien, aquí viene la “complicación” de encontrar el roble. Volvemos hacia el camino por el que hemos llegado y a mano izquierda se adivina un pequeño sendero que se adentra entre los árboles dejando una de las bordas a su izquierda. La sorpresa es inmediata y de frente nos encontramos con el magnífico ejemplar. Nos abraza con un cálido saludo de sus largos brazos leñosos conocedores de la vida de estos parajes desde tiempos inmemoriales. Es una sensación de alegría por el camino andado y de respeto por su presencia lo que embarga al caminante.

Vistas del roble milenario

A la hora de regresar podremos optar por varias opciones. O bien volver sobre nuestros pasos, seguir una senda que se abre en la zona del roble la cual acaba desembocando en el “camino principal” que lleva de vuelta a Echagüe o bien, si se tiene tiempo, seguir el camino del tractor que hemos venido siguiendo y realizar el trayecto de vuelta por él hasta desembocar en un bosque que serpenteando nos llevará de nuevo al camino de la charca y de allí hasta el pueblo. Cualquiera de las alternativas es buena siendo esta última, lógicamente, la más larga pero quizás la más interesante.
En cualquier caso, por una u otra senda, el milenario roble de Echagüe nos estará esperando para contarnos su historia y formar a su vez parte de la misma.

IMÁGENES:




Salu2!!!

sábado, 11 de abril de 2009

El mirador de Usetxi


Situado en los Pirineos orientales, Usetxi es un pequeño pueblo al cual se accede desde la carretera de Zubiri (Valle de Esteribar) donde antes de llegar a este tomaremos un desvío hacia Leránoz y a unos 4,5 Km aproximadamente llegamos al pequeño casco urbano de Usetxi donde la Iglesia de San Esteban, originariamente románica del S.XII (conserva la portada), nos recibe. Aquí dejamos el vehículo.


El paseo que se propone es circular, estando debidamente señalizado y no suponiendo demasiada dificultad por lo que es ideal para disfrutar con niños.
Como ya he dicho, desde Usetxi, tomaremos un camino señalizado que nos lleva entre pinos silvestres, robles y arces por un agradable sendero donde podemos contemplar bellas vistas del valle de Esteribar y de las montañas que lo rodean. Llegamos a una loma desde la que se divisa el pueblo de Iragi. Aquí la primera cuesta un poco pronunciada sirve para ir abriendo el apetito mientras disfrutamos de las hermosas vistas y de los vuelos de diferentes especies de rapaces pues por esta cresta apenas encontramos árboles lo que nos permite disfrutar de limpias vistas.
Una vez coronada la cresta observamos, un poco más abajo, un pequeño depósito que alimenta un abrevadero para el ganado. Bajamos hasta él pues la intención es seguir subiendo un poco más hasta llegar a alcanzar la caseta-observatorio de incendios forestales que divisamos a nuestro frente.

Antes de ascender esta loma podemos ver que hay un camino perfectamente marcado. Pues sabed, que siguiendo dicho camino podemos llegar sin problemas a la cumbre del Baratxueta o Usetximendi de unos 1140 metros desde la que disfrutar de hermosas vistas del Adi, Saioa, Izaga, San Donato, La Higa de Monreal y Cumbres del Pirineo Navarro además de tener una buena vista del cercano Embalse de Eugui y bosque de Quito Real y en general de todo el valle de Esteribar. Comentar también que según he leído, en la ladera Este de dicho monte se encuentra el Dolmen de Armaya. Pero nuestro destino nos lleva a coronar la loma paseando primero por una estrecha vía entre bojes y puestos de cazadores (no recomiendo este paseo en época de caza) donde cientos de pajarillos como el Gorrión Alpino, Acentor, Collalbas o Herrerillos común, capuchinos y Carboneros dejan oír sus cantos mientras las rapaces más grandes como Milanos,


Buitres, Aguilas y con suerte algún Quebrantahuesos y otras como Esmerejón, Cernícalos, y por supuesto Chovas, Cornejas y Grajos juegan con las térmicas, abriéndose el sendero después a una cuesta “pelada” por la acción de los vientos que nos conduce hasta llegar a la ya mencionada caseta-observatorio. Aquí se puede descansar y aprovechar el hermoso paisaje de los hayedos y bosques de Pino albar y de Roble, entre otros.
Desde aquí tendremos que buscar el siguiente letrero que nos indica el descenso por un tramo estrecho y poco marcado de una vaguada que más adelante se cruzará con la senda que nos conducirá, de nuevo entre abundante vegetación al estar esta zona protegida de los vientos, a alcanzar la pista del vecino pueblo de Esain (Valle de Anué) la cual seguiremos hasta llegar de nuevo a Usetxi y dar por finalizado este bello recorrido.

Un bello paseo para poder disfrutar de esta zona tan poco conocida y transitada aun estando tan cerca de Pamplona. Como siempre deciros que no es recomendable dicho paseo en épocas de abundante nubosidad, niebla o nieve. Que disfrutéis!.

IMAGENES:




Salu2!!!