Navarra al Natural

DESCUBRE NAVARRA AL NATURAL

viernes, 25 de marzo de 2011

Monumentos Naturales.Sequoya del Palacio de Diputación.

Las Sequoyas (Sequoiadendron giganteum, en el caso de la que nos ocupa) son árboles originarios de Norteamérica, de California en concreto y es extraordinario ver como, de alguna manera, han sabido adaptarse al clima tan diferente al de su lugar de origen. Les afecta la escasez de lluvia y, especialmente, los veranos calurosos.
La Sequoya del jardín de Diputación es una de las más antiguas de Europa y ronda los 150 años de antiguedad, aproximadamente, desde que fue plantada en su actual ubicación.
El 25 de abril de 1991 fue declarada Monumento natural. En el año 2002 fue sometida a un reconocimiento para comprobar su estado, especialmente la evolución de la cicatrización que se produjo por la rotura de una de sus grandes ramas por causas meteorológicas y, por supuesto, para comprobar como evolucionaba la herida que sufrió cuando en 1933 fue alcanzada por un rayo. El resultado de esta inspección decía que el estado de la Sequoya es bueno.

Un poco de historia.
Parece ser que fue traída de América, de Sierra Nevada (California), por José María Gastón y de Echevertz quién la plantó en el jardín de su casa de Irurita. Cuando fue elegido Diputado Foral, en 1855, la hizo transplantar a su actual ubicación.
Tiene una altura aproximada de 37 metros y un diámetro de tronco de 2,02 metros. Un peso aproximado de 40 toneladas y un diámetro de copa de unos 14,30 metros.

"En su obra, Joaquín Arazuri añade que la noche del 9 al 10 de septiembre de 1933, la sequoia del jardín del Palacio fue dañada seriamente por un rayo que destrozó la copa. Los ingenieros del Departamento de Montes realizaron una operación que consistió en colocar un grueso aro de hierro (que aún se aprecia) para forzar una de las ramas sanas más altas hacia arriba. Se debió sanear también la herida. No sólo la rama enderezada cumplió su misión, sino también alguna otra, por lo que en la actualidad existen dos copas. Asimismo, por efecto del mismo rayo se produjo una herida lateral desde la copa al suelo que debe ser revisada con cierta periodicidad." Texto obtenido de la web https://www.navarra.es/ fechado en Pamplona el 6 de junio de 2003.

En el año 2007 se decidió la instalación de un pararrayos con el fin de proteger al ejemplar del impacto de los mismos. Si bien los árboles de gran porte como este son los pararrayos naturales más efectivos la instalación del pararrayos intenta evitar que sufra daños irreparables. Si la situación de la Sequoya no fuera esta, aislada la caída de los rayos sería beneficiosa pues se inducirían nuevos rebrotes en la misma rejuveneciendo de esta manera el árbol.

Sequoya Señorío de Bértiz

Existen varias Sequoyas repartidas por el terrirorio navarro, como por ejemplo la de la Escuela de magisterio que data de fechas similares o la de los jardines de Bértiz, pero tan sólo dos de ellas han conseguido entrar a formar parte del selecto grupo de Monumentos Naturales, la ya citada Sequoya del Palacio de Diputación  y la Sequoya del Embalse de Domiko (Sequoia sempervirens) situada en dicho embalse de la localidad navarra de Lesaka. De este último hablaré en otra entrada.
Así pues, recomiendo a tod@s los pamploneses/as que no dejen pasar la oportunidad de contemplar tan bello ejemplar dad su cercanía y por supuesto extiendo mi recomendación a cualquier visitante de la capital navarra.

Salu2




 

1 comentario:

becacin dijo...

Excelente arbol.
Yo se que en la base de la policia Foral hay una y en el Club Larraina hay otra bastante maja.
Lastima que hoy en dia solo se plantan pequenos arboles que den poco trabajo de jardineria y queden bien a corto plazo.
Ya no se plantan secuoyas o Cedros.....una pena