Navarra al Natural

DESCUBRE NAVARRA AL NATURAL

miércoles, 10 de agosto de 2011

El Molino de San Andrés de Villava

Siguiendo un poco con la entrada donde hablaba del Batán de Villava os muestro ahora, por proximidad física e histórica, este recién recuperado molino de San Andrés.
Si bien desde el S.XI hay constancia de la existencia de molinos en esta zona, el que ahora os muestro fue construido en el año 1541 por los vecinos de Huarte y Villava. En él se molió trigo, maíz y otros cereales aptos para hacer pan. El molino original seguía un modelo de amplia difusión durante la Edad Media, el molino de rueda horizontal o de rodete o también llamado rodezno. Su funcionamiento es muy sencillo. La fuerza del agua proveniente del río Arga hace girar el rodete y este, unido mediante un eje o árbol, a su vez hace girar a la muela volantera o molinera. Esta, muele el cereal que se va depositando a través de las tolvas en la muela solera que permanece firmemente anclada. Cada rueda o muela podía llegar a tener un peso de 500 Kg.
En la siguiente imagen se pueden apreciar las diferentes partes del molino. Se trata de una maqueta interactiva donde poder ver en funcionamiento este mecanismo.

Como todos sabremos o seguramente habremos visto, las ruedas o muelas de molino tenían una de sus caras labrada. Estos surcos o radios tienen una doble función. Por un lado realizar la molturación del grano y por otro conducir la harina producida hacia el exterior de las muelas. Parece un proceso sencillo pero en realidad es un trabajo delicado que se llevaba a cabo en tres fases según el dibujo de las muelas. En la primera zona del dibujo es donde se produce la rotura del grano o cascante, en la zona intermedia se realiza un apisonado llamado moliente y en la zona exterior se produce la molturación fina de los granos llamada afinante. Lógicamente puede uno darse cuenta de la importancia de los dibujos para realizar estas tareas y conseguir el fino acabado del producto final.
El guía de la exposición, Txivi, comenta que llegaron a funcionar varios de estos molinos a la vez en el molino de San Andrés.
La gestión conjunta del molino duró hasta 1574, cuando los huertarras, que ya tenían dos molinos en su territorio, vendieron su parte a Villava por 900 ducados.
Hasta 1848 el molino de San Andrés fue propiedad municipal y en 1852-53 Gregorio Alzugaray lo compró con intención de hacerse con el monopolio de la industria panera de la zona.
En 1896 el molino pasa a tener una nueva "ocupación", la de central hidroeléctrica.
Desde entoces, el agua del Arga impulsó la turbina de la central abasteciendo así a Villava de electricidad, hasta 1907 aunque el suministro siempre fue problemático he insuficiente. A día de hoy y tras ser restaurada, la turbina Francis vuelve a generar electricidad estando activa de noviembre a mayo. En función del caudal del río puede llegar a producir 200.000KWh.
Para hacer más interesante si cabe la visita, cuentan las instalaciones con parte de la maquinaria de la antigua harinera de Arbeiza, que incorpora el sistema de cilindros llamado austrohúngaro patentado en 1870.
El funcionamiento de este molino de Arbeiza está muy bien explicado mediante una aplicación informática pero lo mejor de todo es verlo funcionar. En horario de visitas se pone en marcha para goce y disfrute del espectador mientras nos van explicando sus diferentes partes y su funcionamiento. Merece la pena verlo.
Este molino estuvo funcionando hasta la primera mitad del S.XX (Harino-Panadera Zudaire Urtasun  y Cía) y como he mencionado antes corresponde al modelo austrohúngaro de rodillos, cilindros de metal o porcelana que sustituyeron a las muelas de piedra y supusieron un gran avance. Esta tecnología era accionada mediante la fuerza hidraúlica a través de ejes, poleas y correas y permitió introducir nuevos sistemas de selección de grano y de limpieza obteniendo una harina más fina y una mejor selección de grano amén de una mayor productividad.
En la maquinaria que aquí se nos presenta, cedda por su propietario Epenza Osés se han recreado elementos del ingenio harinero original.
La deschinadora, para eliminar impurezas, el molino de rodillos, el planchister como sistema de cribado, las cintas de cazoletas para el transporte del grano y la harina y el espectacular filtro de mangas para la eliminación de polvo.
La situación del Molino de San Andrés es privilegiada. Por un lado cuenta con un inmejorable marco dentro del paseo del Arga, por otro es un cruce de caminos. A escasos 900 metros de él, en la Trinidad de Arre, confluyen dos ramales de la Ruta Jacobea, el Camino Francés y el procedente del Baztán. Por este motivo, parte de la sala superior del molino ha sido habilitada para acoger la exposición Cruce de Caminos donde, mediante paneles, maquetas, interactivos y audiovisuales podemos disfrutar del origen, desarrollo y futuro de la ruta jacobea.
Otra curiosidad de este lugar es que en su planta baja cuenta con un bar y con terraza al aire lbre con espectáculos de música lo cual hace que sea un sitio ideal para ir a refrescarse y a relajarse en tan amable ambiente. Además, los fines de semana, cuenta con un servicio de reparación de bicicletas!
A parte de esto, solo por su historia, por el marco incomparable incluyendo la cercana presa de Dorraburu, el paseo del Arga, etc... es un lugar que no podemos dejar de visitar y de disfrutar.
Salud y que lo disfruteis!!!

1 comentario:

Toñi dijo...

¡¡Qué buen trabajo han realizado!!

Dan ganas de hacerse una rutilla por los alrededores, y teminar visitándole y tomando una cerbeza en la terraza...
Por lo que leo, cuenta con un montón de cosas!!

Un abrazo.