Navarra al Natural

DESCUBRE NAVARRA AL NATURAL

lunes, 16 de diciembre de 2013

Amaiur/Maya, último bastión. Rutas de los Castillos y Fortalezas de Navarra.

13 de julio de 1522, las tropas castellanas-beamontesas llegan hasta Amaiur y toman posiciones para su asedio. Habían partido desde Pamplona el día 3 de julio, habiendo concentrado en la Taconera a todos los efectivos para tomar al asalto esta fortaleza, último bastión de la resistencia navarra a la ocupación castellana ocurrida hace diez años en 1512.
Venimos del último intento de reconquista del rey Enrique II, hijo de Juan de Albret y Catalina de Foix, ocurrida un 30 de junio de 1521 en la llamada Batalla de Noain donde el ejército franco-navarro comandado por Asparrot  sufrió una dura derrota ante los castellanos-beamonteses.
Parte de aquellas tropas, al mando del Mariscal Bonnivet, tomaron posiciones en el Pirineo Navarro en un intento de reorganizarse para la citada reconquista del reino de Navarra.
Así, en septiembre de 1521, las tropas navarras reconquistaron la fortaleza obligando al alcaide Antón a una deshonrosa rendición tal como aparece en los documentos del archivo de Simancas. 
Con esto, Elizondo se convertía en un puesto de avanzadilla creando puestos aduaneros y una zona de control desde el puerto de Belate hasta Fuenterrabía/Hondarribia. 
Ante el intento de las tropas de tomar Doneztebe/Santesteban y la derrota sufrida, las posiciones adelantadas en los límites del Baztán se abandonan dejando así a Amaiur más cercado por las tropas enemigas.  
Llegamos aquí al punto inicial de este relato donde los artilleros a las órdenes de Meneses de Bobadilla comenzaron un intenso cañoneo sobre la fortaleza con poco éxito, lo que hizo que tuviesen que variar las posiciones de las culebrinas hacía un punto más débil de la fortificación.
Es así como comienza la defensa por parte de una guarnición de unos 150 navarros mandados por Jaime Vélaz de Medrano frente a un contingente mandado por el virrey castellano, Conde de Miranda, compuesta por unos 5000 hombres castellanos-beamonteses. 
Se vivieron heroicos episodios en la defensa del castillo que quedaron recogidos en las crónicas.
Ante la ineficacia de los ataques, se da la orden al Coronel Gutiérrez Quijada para que excave túneles que lleguen a los cimientos del castillo y así, rellenándolos de pólvora, destrozar sus defensas.
Una gran explosión destruye parte del cubo grande lo que obliga a los defensores a pactar la rendición.
Parece ser que de ambas partes las bajas fueron muy numerosas y que de los aproximadamente 150 defensores, sobrevivieron 39, siendo estos conducidos a Pamplona y encerrados en la prisión de San Nicolás. Jaime Vélaz y su hijo Luis aparecieron muertos, probablemente envenenados, el día 27, mientras que Miguel de Jaso consiguió huir. Del resto nada se sabe...
En agosto de 1522 el castillo fue demolido hasta los cimientos mediante explosiones controladas y destruyendo los cimientos con ayuda de canteros...
Un triste final...
En la actualidad, la Sociedad de Ciencias Aranzadi es la encargada de las excavaciones de este icono navarro de la resistencia frente al opresor.
En el lugar que ocupaba el cubo hay instalado un monolito que recuerda a los valientes defensores entre los que se encontraban, como ya he mencionado, Jaime Vélaz de Medrano, alcaide del castillo de Maya, su hijo Luis, Miguel y Juan de Jaso, hermanos de San Francisco Javier, Juan de Orbara, Abad de Urdax, Tristán de Maya, Alain de Bértiz entre otros.
Se puede observar las diferentes partes de la fortificación en un panel:

El monolito se inauguró el 30 de junio de 1922 y fue encargado al arquitecto Serapio Esparza. En él figuran tres inscripciones conmemorativas, una de ellas repetida en euskera.
En cada una de las cuatro caras del monolito están los escudos de la villa de Maya, el de Álava, el de Vitoria y el de Guipúzcoa (antes de la retirada de los cañones).
Como escudos principales, en dos caras del monumento aparecen los escudos de Navarra y otro formado por las seis Merindades (Pamplona, Olite, Estella, Sangüesa, Tudela y la de Ultrapuertos) labrados en mármol blanco de Almandoz.

Adjunto una nota de la Wikipedia:
"Este monumento fue volado en la noche del 26 al 27 de julio de 1931 con dinamita de forma terrorista. En esos meses, los ayuntamientos de Navarra estaban debatiendo el Estatuto de Estella, con un apoyo inicial unánime a la realización de un estatuto conjunto de Navarra con Álava, Guipúzcoa y Vizcaya (véase Posición de los municipios navarros en participar en el Estatuto de Estella).
El monumento fue reconstruido y reinaugurado el 10 de octubre de 1982, por iniciativa de la villa, con apoyo de las diputaciones de NavarraÁlavaGuipúzcoaVizcaya y del Gobierno Vasco. Se recuperaron las piedras diseminadas por la ladera que eran válidas, y el resto se labró en el taller de cantería de Olite.
En la actualidad, el Castillo de Maya es un símbolo de los navarros que reclaman la recuperación de la soberanía por parte de Navarra."


A los pies de la subida al monte Gaztelua, que es donde se asentaba el castillo, se inauguró el 21 de julio de 2007 el Monumento al Resistente Desconocido realizado por Pello Iraizoz en piedra del Baztán. 
En ella está inscrito el lema “Pro libertate patria, gens libera estate” ("De pie la gente libre a favor de la libertad de la patria")
En su parte superior se halla el Carbunclo o figura estrellada , simbología del arte popular y que fue el precedente del escudo de Navarra y que utilizó Teobaldo I de Champaña. 
Maya/Amaiur, en la actualidad es un tranquilo pueblo del norte del Baztán que forma parte del Camino de Santiago baztanés y que merece ser visitado.





Lo dicho, una visita obligada para todos los navarros por su belleza y transcendencia histórica para nosotros.
Además, su privilegiada situación hace que sea un destino magnífico para realizar rutas y paseos y perderse por este mágico valle que es el Baztán.


Gracias a todos!!!!!!
Salu2!!!!

1 comentario:

Ander Yomismo dijo...

Muy buen reportaje, al menos para mi y muy buenas fotografias,way